A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

lunes, 9 de octubre de 2017

Soy bueno, soy feliz y soy inteligente...

Para decir de uno mismo o de alguien que es buena persona, hay que saber el significado de la bondad. Del mismo modo que para decir "soy feliz" primero hay que saber lo que es la felicidad.
Y lo mismo podríamos decir de la inteligencia, y de otras otras virtudes humanas...

Vivimos una época en la que a pocas personas les gusta trabajarse los pensamientos, ni profundizar mínimamente en las palabras que van a usar en sus conversaciones con los demás.

El resultado es que las conversaciones están llenas de afirmaciones absurdas que no se sostienen con argumentación alguna. Conversaciones llenas de tópicos sentimentales y morales, usados por obligación por la falta de creatividad y de documentación sobre los conceptos e ideas que se usan en los diálogos...

¿Cómo preguntar lo que prefiere a alguien que no sabe sobre lo que se le pregunta?

Para algunas cosas si que hemos progresado. El "pueblo soberano" sabe hoy mejor que nunca lo que le interesa para poder llevar una vida más confortable. Hemos aprendido lo que el estado nos tiene que dar para trabajar menos, para tener más dinero y más comodidades en cuanto al esfuerzo se refiere.

Pero seguimos hablando mal, expresando mal, interpretando mal...

Y es que una cosa tan importante como la comunicación, nos permitiría vivir en una sociedad más confortable: con menos tensiones y conflictos familiares, vecinales y de toda clase de comunidades que pueden convivir dentro de una sociedad...

Casi todas las personas que me han dicho "me considero una buena persona" casualmente mi visión sobre ellxs no era la misma... Y del mismo modo cada vez que oigo "soy feliz" directamente me dan ganas de pedirle hacer un seguimiento para comprobar tal grado de felicidad.
Y no hablemos de la inteligencia, sobre la cual apuesto a que menos de un 5% de la población conoce a Howard Gardner, cuya teoría sobre la inteligencia múltiple lleva más de 20 años entre nosotros...

El ignorante, además de su castigo natural, suele ser mala persona , e infeliz. Y por si fuera poco, cada vez que trata de manifestar su bondad, inteligencia o felicidad, se convierte en un mentirosx.



¿Os animáis entonces a profundizar sobre éstos tres conceptos...




...o preferís seguir siendo unos ignorantes?